Saltar al contenido
TodoLienzos.online

Guía para fabricar la capa de imprimación – crea tu propio Gesso para lienzos

capa de imprimación cómo hacer gesso

Si quieres saber cómo fabricar la imprimación para tu lienzo, has llegado al lugar correcto. 

En la gran mayoría de casos, pintar un lienzo requiere de un paso previo. Se trata de la capa de imprimación, para que la pintura quede firme.

Por ello, en este post te explicamos cómo fabricar imprimación, de manera rápida, económica y con muy bien acabado final.

Crea tu propia capa de imprimación pasos a seguir

Cuando pintamos un lienzo se necesita dar una capa de “Gesso”. Se trata del material con el que está fabricada la imprimación. Aunque parece pintura blanca, es un compuesto que cierra y unifica los poros de la tela.

Podemos optar por comprar Gesso en algunas tiendas. No obstante, a veces puede resultar muy difícil de encontrar. 

Es un material sencillo de fabricar y puede salirnos más rentable si lo hacemos nosotros mismos. Además, el acabado final es idéntico al del Gesso comercial.

Materiales necesarios para fabricar Gesso

Para empezar con la fabricación del Gesso, tan solo necesitaremos cola blanca, pintura acrílica blanca y polvos de talco.

Con estos tres ingredientes y tres vasos de plástico, para tener referencias de las cantidades, podremos tener la pasta hecha en minutos.

Además, es necesario un palo de madera para ir removiendo la mezcla, y un tarro de cristal para guardarla.

Crear Gesso paso a paso

Para las medidas de los ingredientes, necesitaremos un vaso de pintura acrílica blanca, medio vaso de cola y medio vaso de polvos de talco.

Cogemos un tarro de cristal grande para ir echando los ingredientes e ir mezclando. Empezaremos echando la cola blanca, y después la pintura.

Hay que remover bien estos dos ingredientes para que quede una pasta homogénea. Después hay que añadir los polvos de talco, muy lentamente para no crear grumos y al final, tener pasta que no se pueda utilizar.

Una vez hayamos acabado de remover la mezcla, el Gesso estará preparado y listo para usarse.

Ten en cuenta de que la mezcla debe guardarse en un recipiente hermético. Además, no puedes tardar mucho tiempo en utilizarla. Si pasan unos 10 días, es posible que la mezcla empiece a secarse y al final quede inutilizable.

Por eso lo más recomendable a la hora de fabricar Gesso es que lo uses en el menor tiempo posible.