Saltar al contenido
TodoLienzos.online

Guía para hacer tu propio lienzo para pintar

lienzos en bastidores montados cuadros preparados

Si quieres aprender a crear tus propios lienzos has llegado al sitio adecuado. En esta guía te lo explicamos fácil y paso a paso para que puedas hacer tus propios lienzos desde 0.

¿Qué necesitamos para empezar a hacer nuestro propio lienzo?

Para hacer el lienzo, primero necesitamos un bastidor. El bastidor es la base de madera sobre la que irá colocada la tela.

Cuando ya tenemos el bastidor montado, lo siguiente es colocar la tela y que esta quede uniforme, para poder imprimar y pintar correctamente.

Lo más importante es que las medidas de la tela y el bastidor vayan acorde. Y sobre todo, que la tela quede lo más firme y estirada posible.

Materiales necesarios para hacer un lienzo

Te dejamos una lista con todos los materiales que vas a necesitar.

  • Bastidor
  • Tela
  • Grapadora profesional
  • Grapas
  • Tijeras o cuchilla
  • Regla para medir
  • Un trapo o bayeta

Cómo preparar la superficie para lienzo

Lo más importante antes de empezar, es tener una superficie plana, lisa y limpia. De esta manera, evitaremos roturas o pequeñas abrasiones en la tela cuando queramos colocarla en el bastidor.

Así pues, es recomendable limpiar la superficie con un paño seco para eliminar cualquier rastro de polvo, o pequeños objetos indeseados.

Una vez tenemos la superficie completamente limpia, deberemos colocar la tela encima.

Dependiendo de las medidas del bastidor, necesitarás cantidades diferentes de tela. No obstante, si usas una regla o metro, puedes ajustar la cantidad de tela que necesitas.

Una vez tengas la cantidad de tela que necesitas, el siguiente paso es poner el bastidor encima de la tela.

Cuando lo tengamos, habrá que fijarse en algunos aspectos:

  • El bastidor debe estar bien centrado con la tela
  • Hay que dejar márgenes en todos los bordes de la tela, para que se pueda grapar correctamente al bastidor.
  • Así mismo, hay que dejar espacio suficiente como para poder tensar lo máximo posible la tela (sin llegar a romperla ni a forzar partes).

Cómo grapar y tensar la tela del lienzo

Este es el paso más importante, ya que necesitarás precisión y espacio.

A la hora de dejar márgenes en la tela, es necesario que dejes entre 5 y 10 centímetros en cada lado para poder empezar a grapar correctamente.

Sin mover el bastidor ya centrado sobre la tela, el primer paso es coger uno de los laterales de la tela y estirarlo para que tape un trozo del bastidor. Grapamos, y repetimos el mismo paso por los cuatro lados del bastidor.

Como puedes ver en la imagen de abajo, este es el trazado que debe seguir la tela del lienzo hacia la parte de atrás del bastidor.

A medida que vayas grapando, tendrás que comprobar si el lienzo está o no tensado lo suficiente. Entonces, es aquí cuando deberás empezar a estirar aún más la tela para que quede lo más sujeta posible a la madera.

En los vértices del bastidor tendrás que grapar con más cantidad. Precisamente es ahí donde vas a tener que jugar más con la elasticidad de la tela.

Una vez esté todo grapado, lo más seguro es que queden sobrantes por la parte trasera. 

Para quitar esas partes que sobran, deberás usar unas tijeras (preferiblemente, para obtener un corte más limpio) y, sin quitar ninguna de las grapas, deberás hacer cortes hasta que la tela quede bien ajustada al marco.

Una vez esté grapado y con los excesos recortados, el siguiente paso es la limpieza.

Cómo limpiar un lienzo para pintar

Una vez tengamos el lienzo construido, todavía no podrás pintar en él.

Necesitarás un trapo seco para limpiar los hilos de la parte trasera del lienzo.

Es importante saber que al cortar la tela sobrante se van a desprender pequeños hilos, si no quieres sorpresas al pintar es mejor asegurarse de que la superficie trasera quede bien limpia.

Cuando hayamos hecho esto, deberás girar el lienzo por la parte en la que lo vas a pintar.

En esta cara, también es necesario limpiar el polvo y suciedad que se hayan podido pegar mientras se construía el lienzo. Cuando tengamos todo limpio, el lienzo estará preparado para imprimar.

Cómo dar la imprimación a un lienzo

Cuando se tiene el lienzo ya montado y limpio, tienes que dar primero una capa de imprimación.

Las telas de los lienzos son porosas y muy absorbentes. Dependiendo de la fluidez con la que quieras trabajar la pintura, aplicarás más o menos capas de imprimación. 

La imprimación es una capa que se realiza previamente para tapar los poros de la tela y puedas pintar mucho más fácilmente. Pero ten en cuenta que si te excedes con las capas de Gesso (imprimación) la pintura va a resbalar demasiado y no se va a adherir a la tela. Por lo que no podrás pintar correctamente.

Y, esto es todo, espero que esta guía te haya servido de ayuda. ¡Disfruta de la pintura! Y, bienvenido a este maravilloso mundo.