Saltar al contenido
TodoLienzos.online

Guía para imprimar un lienzo, lo que necesitas saber antes de pintar

pintura base imprimación capa de gesso lienzos en blanco

El paso previo a pintar sobre un lienzo es la capa de imprimación. Puede ser que cuando compras un lienzo, este ya venga preparado. No obstante, si estás fabricando tu propio lienzo es imprescindible darle una capa de Gesso para obtener un buen resultado.

Es por esto, que en este post te explicaremos paso a paso, cómo dar las capas de imprimación a tu lienzo.

Preparar un lienzo para pintar

Cuando pintamos un lienzo queremos que la pintura quede perfectamente adherida. 

Para ello, existe un material que se llama “Gesso”, que lo que hace es equilibrar y cerrar los poros de la tela del lienzo, para así darle una capa uniformada.

También puede pasar que hayamos comprado un lienzo ya montado. En estos casos, suelen venir con la imprimación de base. 

Puedes dar todas las capas de Gesso que quieras a tu lienzo. Al final, la imprimación añade fluidez a la pintura cuando esta se esparce.

Si añades muchas capas de Gesso la pintura no acabará pegándose al lienzo. No obstante, esto irá en función del estilo que quieras darle a tu pintura.

Cómo aplicar Gesso a un lienzo

En este primer paso, lo importante es remarcar que la pasta de Gesso la habremos comprado en una tienda.

Porque no es lo mismo aplicar capas, que hacer la pasta desde cero.

Para poder aplicar correctamente capas de Gesso en un lienzo, necesitaremos que la superficie de la tela esté libre de polvo, impurezas y seca.

Esto es importante porque podríamos provocar abrasiones no deseadas y acabar dañando la tela.

Para aplicar Gesso, podemos hacerlo con un pincel o con una espátula. De esta manera, será tan sencillo como aplicar una capa fina y uniforme.

Presta mucha atención a las retenciones de pasta en un mismo lugar. Procura que toda la imprimación esté correctamente distribuida a lo largo y ancho de la tela.

Tanto si aplicas la pasta con una espátula o con un pincel, es muy importante que dejes secar varias horas hasta que empieces a pintar sobre el lienzo.

Recuerda que para aplicar correctamente las capas de imprimación, debes hacerlo de manera uniforme para que toda la pasta quede bien esparcida.

Además, es recomendable que toda la superficie del lienzo quede recubierta, independientemente de las partes que quieras pintar.

A la hora de dejar secar la pasta Gesso, puedes hacerlo tanto en exterior como en interior bien ventilado. Dependiendo de la temperatura y las condiciones atmosféricas, el secado de la imprimación tarda alrededor de 10-12 horas.

Aun así, para ir sobre seguro, dejar secar el lienzo 24 horas es la mejor opción si no hay mucha prisa.

¿Puedo conservar un lienzo preparado para pintar?

Un vez se tenga el lienzo preparado con sus capas de imprimación, este se puede guardar para pintar más adelante.

En este caso, es muy importante que esté libre de polvo y en un espacio cerrado y que no tenga humedad. Así, evitaremos que el polvo penetre en la superficie, y así posibles futuras abrasiones en el caso de que queramos pintarlo más adelante.

Tanto si el lienzo estaba almacenado, como si está recién secado, es recomendable utilizar un paño seco para eliminar motas de polvo junto antes de empezar a pintar.